FAQ

FAQ

MANTENIMIENTO ENERGIA SOLAR. PREGUNTAS FRECUENTES

Por lo general y por desgracia, mucha gente tiene dudas sobre que es la energia solar térmica, para que sirve, como funciona, ventajas, problemas y otras cuestiones también relevantes sobre placas solares térmicas, como su instalación, el tipo de mantenimiento, la inversión, el ahorro, las energias de apoyo, etc. En Mantenimiento Energia Solar, le resolvemos esas dudas y más con las siguientes respuestas a las preguntas más frecuentes:

Calidad 100%
Servicio 100%
Tiempo 100%

Estadísticas

Nuestros números

0% Calidad y Garantia
+0 Clientes Satisfechos
0H Urgencias
0% Profesionalidad

¿Tienes preguntas?

Tenemos respuestas

Es la energía que aprovechamos de la radiación solar que coincide en una superfície de captación solar térmica.

Para calentar agua que tendra un buen uso para hacer como, ACS (agua caliente sanitaria, ducha, agua caliente del grifo, etc..) bien para circuitos de calefacción que usan agua como líquido transmisor de la energía térmica de calefacción. Además, se puede usar para calentamiento de piscinas como forma de aprovechar los excedentes que se generan en primavera y verano.

El CTE (Codigo Técnico de la Edificación) obliga a todos los edificios construidos a partir de 2006 a cubrir el 60% de las necesidades de ACS (Agua Caliente Sanitaria) del edificio con energía solar térmica.

Las placas solares (llamaremos así a las fotovoltaicas) funcionan mediante el efecto fotoeléctrico o fotovoltaico. Al impactar un fotón de luz en el material que compone las placas, normalmente silicio, el material aumenta la energía de un electrón. Este salto o movimiento de electrones es canalizado por un material conductor que canaliza a su vez el de toda la superficie, generando así una corriente eléctrica

Los paneles solares (llamaremos así a los de la energía térmica) funcionan captando la radiación del sol en una superficie oscura para absorberla mejor. En el interior de dicha superficie, compuesta de varias capas y con un aislante en la parte trasera para que el calor no atraviese el panel, existe una parrilla de tuberías de cobre por la que circula agua. La absorción de la energía térmica de la radiación solar hace que el agua aumente de temperatura y presión.

La instalación se aprovecha al máximo con un buen mantenimiento que conserve en un estado óptimo de funcionamiento tanto los paneles como la instalación de distribución primaria y secundaria. Además, es necesario un diseño previo acorde no sólo a la ubicación de la instalación (latitud, sombras, etc.) sino también al patrón de consumo eléctrico (en el caso de las fotovoltaicas) y de ACS (agua caliente sanitaria) y calefacción (en el caso de las térmicas) de cada usuario.

En el caso de las instalaciones solares térmicas existe un mantenimiento preventivo estipulado por el CTE (Codigo Técnico de la Edificación en su documento básico DB-HE4; apartado 4) compuesto por un Plan de Vigilancia y un Plan de Mantenimiento. Asimismo, son necesarias algunas acciones de reparación y sustitución de piezas o elementos deteriorados.

Las ventajas son numerosas pero podemos citar, por orden de importancia:

  • Independencia energética.
  • Combustible gratuito para siempre (el sol).
  • Amortización de la instalación.
  • Ecológicamente sostenible.
  • Conciencia energética y de consumo responsable de la energía.

Es imprescindible evaluar si se está produciendo un ahorro en la factura de la luz o del gas, para lo que necesitaremos una factura previa a la instalación de la energía solar.

Además, si tenemos acceso a la sala de depósitos o si tenemos depósitos individuales de energía solar en casa, podemos vigilar el correcto mantenimiento observando en el termómetro que llevan incorporado si en horas de buena radiación solar aumenta la temperatura del agua que contienen.

Los problemas más comunes que pueden afectar a las instalaciones son:

  • Evaporación del líquido solar (agua + anticongelante) que contienen las placas, con la consiguiente imposibilidad de que éstas transmitan la energía que generan.
  • Congelación del líquido solar, con la posterior rotura de tuberías y paneles.
  • Deficiente mantenimiento, que puede convertir un problema muy sencillo de resolver en una instalación irrecuperable.
  • Deficiente diseño de la instalación.

Los paneles solares absorben la radiación solar que les llega a su superficie, transmitiéndola a un líquido solar que, mediante circulación por efecto termosifón o forzada, la proyecta a un volumen de agua proporcional a la energía generada y a los patrones de consumo del usuario.

Desde dicho volumen de acumulación contenido en un depósito se distribuye, mediante circuitos de distribución, a las fuentes de energía auxiliar (caldera, calentador, termo eléctrico) para que si fuera necesario aumenten la temperatura hasta la de consumo.

Depende de la cantidad de placas que se instalen. A más inversión menos tiempo de recuperación. Desde un mínimo de 6-8 años a un máximo de 15-20.

La de los paneles solares térmicos, puesto que son el elemento esencial y el más caro de sustituir. Actualmente los paneles solares tienen una vida útil de, como mínimo y con buen mantenimiento, 30 años.

  • El 70% de su gasto anual de electricidad dedicada a ACS.
  • El 60 % de su gasto anual de gas o gasoil dedicado a ACS.
  • El 40% de su gasto anual de gas, gasoil o electricidad destinada a calefacción.

Si dispone de piscina, estos porcentajes pueden aumentar puesto que se podría sobredimensionar el campo solar sabiendo que hay posibilidad de disipar los excedentes de energía en verano.

Las instalaciones solares disponen siempre de un volumen de acumulación de agua suficiente para que se pueda utilizar todo el día la energía que se ha producido durante las horas de radiación solar.

Sí, pero menos. Las placas producen energía solar térmica a partir no sólo de la radiación solar directa (los rayos del sol), sino también a partir de la radiación solar difusa (la claridad de un día de lluvia o nublado), aunque evidentemente la producción de energía será menor en el segundo caso que en el primero.

Se generará menos energía, pero se generará energía. El sistema auxiliar tendrá que funcionar más y durante más tiempo pero siempre menos de lo que funcionaría si no hubiera paneles solares. Lo que sí es asegurable es el porcentaje de ahorro anual, puesto que los cálculos se hacen con la media de los históricos de radiación en la zona de la instalación, lo que incluye los días nublados.

Cualquiera, aunque el gas y el gasoil siempre son más baratas que la electricidad.

Por el ahorro y por la independencia energética. Usted siempre estará ahorrando, y cuanto mejor mantenida esté la instalación más, con respecto a no tener los paneles. Además, un día en que no haya suministro usted tendrá energía almacenada.

La salida del agua está regulada para que en los puntos de consumo siempre sea la misma (entre 45º y 60º, aunque Termicalia recomienda siempre no más de 45º). El agua puede salir a muy alta temperatura de las placas en los días de más calor, pero esos circuitos no están al alcance de las persona y están aislados con espuma aislante para conservar el calor que transportan.

Para ser exactos la electricidad se genera con las placas solares fotovoltaicas y la energía térmica (calentar agua) con los paneles solares térmicos.

Aunque el líquido que transcurre por el circuito de paneles (circuito primario) es un compuesto de agua y anticongelante, en caso de temperaturas extremas se puede producir riesgo de congelaciones. Por ello, es obligatoria la labor de un buen mantenedor que pueda realizar un programa de circulación del líquido solar del primario en caso de temperaturas extremas.

Sí, existen paneles térmicos planos, de tubos de vacío o paneles térmicos para uso exclusivo de piscina. Todos tienen el mismo principio de funcionamiento aunque sus rendimientos son distintos.

Sólo si la finca es de nueva construcción o se va a realizar una reforma integral que incluya las instalaciones.

  • Bomba de primario.
  • Intercambiador de placas o serpentín intercambiador.
  • Bomba de secundario.
  • Depósito acumulador.
  • Bomba de distribución a fuente de energía auxiliar y puntos de consumo.
  • Centralita de control automático.

Puedes calentar unos grados tu piscina en la temporada de mayo a septiembre con los excedentes de tu instalación solar si ésta está destinada a cubrir necesidades de ACS y calefacción.

Para una instalación solar para todo el año de piscina es recomendable realizar una instalación exclusiva con paneles especiales de piscina

No sólo es viable sino que además es recomendable, puesto que produce el mayor ahorro en términos absolutos al ser la calefacción el uso térmico doméstico que más cantidad de energía necesita. Las instalaciones solares destinadas a cubrir las necesidades de calefacción son los que tienen un menor tiempo de devolución de la inversión.

Cualquier sistema, que necesite de temperaturas de funcionamiento moderadas (entre 35 y 45ªC) es idóneo para instalaciones de energía solar térmica, puesto que dichas temperaturas son las que obtiene una instalación solar. Un ejemplo de instalación idónea para energía solar térmica es el suelo radiante.

De todas maneras, se pueden obtener buenos resultados de cobertura en cualquier sistema de calefacción.

Contáctenos

Obtenga más información

Introduzca un nombre
Introduzca un correo electrónico
Introduzca un mensaje